Coeur de cuisine

Coeur de cuisine
Coeur de cuisine - Corazón de cocina

miércoles, 6 de abril de 2011

Magdalenas (I)

Esta vez vuelve a tocar algo de dulce, como ya sabéis me gusta mucho la repostería.

Esta es otra de mis recetas más cotizadas últimamente.
Llevaba mucho tiempo queriendo hacer magdalenas, y un día por casualidad se me ocurrió buscar entre mis libros de cocina como hacer magdalenas.
Después de mucho buscar y de apañar varias recetas a mi criterio, hice una nueva, que salió perfecta a la primera, por cierto.

Se necesita cierto tiempo ya que hay que ir rellenando cada papel sin derramarlo poco a poco.
Sin más dilaciones, he aquí la receta de mis magdalenas extra esponjosas.

Ingredientes:
-ralladura de un limón
-3huevos
-200 gr de azúcar
-medio vaso de aceite o 75 gr de mantequilla líquida (personalmente prefiero con aceite)
-250 de harina
-1 sobre de levadura
-leche


Lo primero que se debe saber sobre las magdalenas es que para que queden esponjosas se debe añadir un poco de leche. Se echa a ojo, así que no puedo deciros cuánto exactamente ya que no se mide. Además, se debe echar cuando todos los ingredientes están mezclados, ya que si veis que queda la mezcla un poco dura, se añade la leche poco a poco hasta que quede la consistencia deseada (nunca debe quedar completamente líquido; debe quedar como la masa para un bizcocho).

Vamos con la receta: se mezcla la harina tamizada con el azúcar, la levadura y la ralladura de limón; se agregan los huevos y el aceite y se vuelve a mezclar bien; aquí es cuando se debe añadir la leche.

Ahora viene lo divertido, rellenar los papelitos de magdalena. Aquí también pueden ayudaros los más pequeños. Además de ayudaros a decorar luego.
Hay múltiples formas y tipo de magdalenas.
En este momento es cuando hay que decidir como se quieren.

Sean como sean, lo principal y básico es que hay que poner los papeles en una bandeja de horno bien separadas e ir  rellenando uno a uno; siempre que no lleguen a más de 3 cuartos del papelito porque al llevar levadura, suben; y suben más de lo que os podéis imaginar.
Se meten al horno durante unos 20 minutos a 180º.

Os dejo varias ideas con sus respectivas fotos:
-Magdalenas normales:
No hay que hacer nada, únicamente es la receta básica.
Salen muy esponjosas y se pueden tomar a cualquier hora del día.
Además si no tenéis mucho tiempo quedan igualmente bien sin decorar.


-Magdalenas de chocolate:
En el momento en el que ya se tienen todos los ingredientes mezclados, hay dos opciones: añadir cacao en polvo (necesitaréis bastante dependiendo del color que queráis que tomen las magdalenas) o chocolate de fundir; eso depende de los gustos.
Soy más partidaria del chocolate fundido (ver foto), aunque queda más suave con cacao en polvo.
Lo siguiente es simplemente, como he dicho más arriba, rellenar los papelitos.


-Magdalenas con sorpresa de chocolate:
Una vez rellenos los papelitos con la mezcla se cortan trozos de chocolate de fundir y se hunden un poco con los dedos, si no queda del todo cubierto, se puede echar unas gotitas más para que se quede al fondo del todo.


A mitad de cocción (no seguirán subiendo una vez que abráis el horno) se pueden añadir unas virutas de azúcar de colores o de chocolate para hacerlas más divertidas; o también puede no añadírseles nada.
Eso a gusto del consumidor.

-Magdalenas con glaseado y lacasitos:
También es la receta básica, pero una vez fuera del horno se prepara el glaseado con una gotita de colorante rojo (depende de cuanto color queráis que tenga el glaseado se añade otra gotita o no).
Se reparte por encima de cada magdalena y antes de que se solidifique el glaseado se añaden lacasitos por encima.



-Magdalenas rojas:
En este caso se me ocurrió usar colorante rojo, pero se puede usar cualquier otro colorante.

Es la receta básica pero simplemente con una gotita de colorante.
Podéis remover el colorante o simplemente dejar la gotita en el medio y meterlas al horno.
Quedan muy bonitas de ambas formas.


¡Espero que os gusten tanto como a mí y a todos los que ya las han podido probar!