Coeur de cuisine

Coeur de cuisine
Coeur de cuisine - Corazón de cocina

lunes, 7 de abril de 2014

La Prensa Restaurante



El sábado estuve en el restaurante La Prensa en Zaragoza. Mi jefe, a quién debo darle mil gracias por no sé cuánta vez ya, me regaló una cena allí para dos personas. Lo disfruté muchísimo, cada vez que traían un plato nos lo explicaban y a mí se me abrían los ojos todo el rato.
Fue todo un lujo.
Su ubicación está escondida, habré pasado mil veces por delante y nunca lo había visto… es un restaurante con estrella Michelín, su cocina innovadora y presentación hicieron de mi paladar y mi vista una noche especial e increíble. 

Marisa Barberán, de quién corre a cargo la cocina, hizo que por primera vez, me comiera un huevo poché. Sé que suena raro y que como amante de la cocina aún parecerá más extraño… Pero no me gusta la yema cruda del huevo… Sí, lo sé, una aberración para muchos amantes del huevo frito, pero creo que viene de familia, porque a mi padre tampoco le gusta...

Os dejo aquí las fotos y las explicaciones de los platos.

De entrante nos sirvieron una espuma de perrito caliente, sobre la piedra presa escabechada y a la derecha, croquetas de queso y nueces. 

laprensa.cris

El perrito caliente nos sorprendió mucho, ¡no nos lo podíamos creer! Respecto a la presa escabechada puedo decir que fue un bocado espectacular ya que las comidas escabechadas son unas de mis favoritas. Las croquetas crujientes y suaves en cuanto a sabor.

laprensa.cris


Después una ensaladilla fría de mayonesa con pimentón, pepinillos, y… ¡Anguila! Quedé sorprendida por la anguila, no la había probado nunca y me llamó mucho la atención. Todo perfectamente decorado con unas flores de colores preciosos.


laprensa.cris


Aquí estoy yo con la ensaladilla recién servida.

laprensa.cris
 

A continuación, el plato que más me gustó: madeja de foie con plátano, salsa de pistachos, sal en escamas y virutas de chocolate. De sobra es sabido que me encanta el dulce con salado, y aquí era como una bomba en la boca, al principio sabía salado pero luego sabía dulce y chocolateado! He de reconocer que cuando oí la palabra madeja durante un segundo se me cambió la cara y no podía creerme que fuera a tener que comérmela… Pero para mi sorpresa volví a cambiarla cuando siguió diciendo foie y plátano. Yo no soy gran amante de los fritos, aunque unas croquetas o unos pescaitos fritos son la mejor comida, y de reconocer que sin duda fue el plato más sorprendente y extraordinario por su combinación.

laprensa.cris


Seguimos con algo que no tenía mucha explicación, tal y como nos dijo, el famoso huevo poché acompañado de puré de patata y trufa. Muy rico e increíblemente bueno.


laprensa.cris


Pasamos a los segundos, empezando por una merluza sobre un arroz negro con sepia y aceite de perejil y ajo. Muy agradable, el pescado perfectamente hecho y el acompañamiento sencillo pero Aquí empecé a estar empachada. Parecía que no eran tantos platos pero al final, terminaba por llenar, o al menos a mi estómago, que no parece muy grande jajaja.

laprensa.cris


Después, la carne que era carrillera con calabacín y patata y la salsa de cocinarla, acompañado de polvo de torreznos y caramelo de regaliz. He de decir que lo del regaliz, para quién le guste, que no es mi caso, me hizo gracia.

laprensa.cris


La carne estaba delicada, se deshacía en la boca. Como buena carnívora que soy, me encantó.


laprensa.cris


Por último, llegó el postre. Grandioso, exquisito, delicado, dulce y visiblemente preciosamente decorado. El chocolate era Ocumare, tenía un sabor muy diferente a los que se suelen comprar, no sabría describirlo, pero no era muy dulce y por el color, tenía por lo menos un 70% de cacao. Un rectángulo de suculenta mousse de chocolate y un perfecto y magnífico helado de jengibre del que por supuesto, no podía irme, sin decir antes que por favor le trasladaran a la cocinera que era delicioso y perfecto –ya sabéis también que me encanta el jengibre-. Además del bonito caramelo que hacía parecer un delicado plástico envolviendo el postre como si fuera un tesoro -que lo era!-.

laprensa.cris


Todo acompañado de agua, vino de Ateca y pan casero de tres tipos que te iban ofreciendo a cada momento: cereales, olivas y nueces. Probamos los tres, como era de esperar.
Las cantidades como se ven en las fotos, estaban bien, para mí más que suficientes ya que fueron siete platos.

Os dejo un enlace (se llama "entre fogones") que me encantó. Salió en Aragón Televisión y es sobre la cocina en Aragón, donde se ven varias de las mejores escuelas de cocina y varios restaurantes, entre ellos, La Prensa y Bal D’Onsera, mi próximo objetivo y destino –¡espero que pronto!-.

Sin más que decir, con todos estos sabores rondando mi cabeza y mis ganas de, si algún día es posible, volver para disfrutar otra vez.